saestudio de arquitectura


 
 

El Alma Negra es la transformación de una antigua papelería, situada en pleno centro de A Coruña, en vinoteca.

El local, estrecho y a doble altura contaba con una entreplanta que funcionaba además como arriostramiento de los antiguos muros perimetrales de piedra, nos acotaba.

Con este fuerte condicionante, se modifica la estructura interior y se disponen en el espacio una serie de perfiles estructurales de acero negro que ordenan, dan uso y resuelven tanto las necesidades espaciales como estructurales del local. 

En primer lugar, el uso estructural. Los perfiles funcionarán como nuevo arriostramiento de los antiguos muros de piedra. Asimismo serán soporte de una nueva entreplanta, con una altura libre mayor que la antigua, que multiplica el número de mesas del local. Se optimiza la superficie y se crea un juego espacial en doble altura que ordena la propuesta y da como resultado un espacio más descongestionado. 

Por otra parte, lo funcional. Los perfiles de acero negro se pliegan y ordenan transversalmente los diferentes espacios del local. Con su forma marcan el acceso, crean barras, muestran la escalera, forman bancos, alojan el paso de las instalaciones y acotan con firmeza al resto de materiales. Disponiéndolos según su función. Madera para recibir, un felpudo de coco para filtrar, madera para sentarse y comer y baldosas de hormigón hidráulico para los usos húmedos.

La propuesta se completa con una cálida iluminación, paños de pizarra negra, que cuentan la cambiante oferta gastronómica y la extensa y cuidada oferta de vinos mediante ilustraciones de Miguel Ruiz (Sekone) que unen el interés de la propiedad por la cocina y el diseño.

Obra finalista en los XVI Premios COAG


Reforma del bar Alma Negra

+ terraza